Opiniones sobre el mejor proyector

Es interesante que, este movimiento ha provocado un descenso notable en sus precios, y así vuelven a ser una alternativa más que recomendable para los amantes del cine en casa.  Sin embargo, el visionado de películas al más puro estilo«palomitero» no es el único fin de un proyector: podemos conectarlo a un ordenador y ver el contenido de este a toda pantalla, o incluso el de un teléfono móvil, tableta o videoconsola. Y, por supuesto, para mostrar un pase de fotografías o presentaciones profesionales son prácticamente imbatibles.

El tamaño de la pantalla es regulable según los modelos, la tecnología utilizada y la distancia focal del objetivo.  Dependiendo de los modelos, las diagonales están entre los 3 y 13 metros. Todo depende del uso que deseas darle al proyector: para el hogar con poco espacio, en un gran salón.. .Ten en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño de la imagen, los defectos serán más visibles.  Si deseas proyectar imágenes de más de 2 metros, opta por un proyector de video muy luminoso, por ejemplo un modelo DLP.

Respecto a la colocación del proyector, éste puede ponerse en la parte posterior de la sala de TV sobre un mueble o una repisa, cuidando que no se obstruya el haz de luz. También puede fijarse al techo con un soporte opcional. El hecho de que el proyector se debe colocar atrás en la sala de TV y no al frente como una televisión convencional plantea el problema de donde colocar el DVD y el equipo de sonido.

El caso es que al final la lámpara terminará estropeándose y eso nos generará un gasto extra. Es importante pues conjugar correctamente la vida útil con el precio que nos cuesta cambiarla, así como ver si es sencillo de hacer por nosotros mismos. En general, el precio de las lámparas suele ser elevado, algunas veces incluso por encima de un tercio del precio del proyector.

Este sí que es un elemento clave en un proyector y hay que tener muy en cuenta el espacio en el que pretendemos hacer uso de él. El dato que os interesa es el lumen, que es la unidad de medida de la luz, aunque también se puede encontrar como ANSI lumen. Mientras más luz natural se tenga en el espacio más lúmenes necesitamos en nuestro proyectores. El tamaño de la sala también afecta, pues a mayor tamaño se requiere mayor potencia.  Para pantallas y distancias pequeñas en un espacio donde tenemos control de la iluminación 1600 lúmenes es más que suficiente. Para espacios más grandes se recomienda un mínimo de 2000 lúmenes dependiendo de las condiciones lumínicas de la sala.